lunes, 17 de diciembre de 2012

Reclama tu Lugar

Todos, antes o después, pasamos por la travesía del desierto, el camino del guerrero, ese paso del niño temeroso al adulto que lidera a su tribu.

Es esa transición en la que lo viejo no termina de morir, mientras lo nuevo no termina de nacer.

Continúa dejando tu rastro en la arena a cada paso.

Es la manera de demostrar a tu clan que estás reclamando, por fin, tu lugar en el mundo.

Aunque el miedo te intimide, aunque el cielo te abrase, transita tu desierto con la cabeza alta, el paso firme, el corazón fuerte:

Alcanza tu última frontera.