lunes, 17 de diciembre de 2012

Comodidad

Cuántas veces, sin saberlo, nos dimos por vencidos aun cuando la meta estaba con un solo golpe de remo más.

Descansa si debes.

Echate a un lado del remanso si es necesario.

Pero no te dejes seducir por la comodidad de la corriente abajo.

Déjale eso a los árboles caídos.