lunes, 14 de julio de 2014

Derechos


En los últimos 30 años, nuestras generaciones tendemos a pensar en términos de ‘derechos adquiridos’ vs. lo que pensaban nuestros padres y abuelos, que llegaron donde llegaron, a base de ‘derechos ganados’: riqueza, bienestar, solidez familiar, eran valores saludables para los que la opción especulativa, el tiro rápido, encomendarse a los santos o esperar a un caballero blanco que los salvara de las vidas que no deseaban, sencillamente, no eran opción. 

Solo había trabajo. Y del duro.

Hoy vivimos en la cultura de la ‘máquina de Coca-Cola’: metemos una moneda y exigimos que nuestra bebida caiga de inmediato en nuestras manos… de lo contrario aporrearemos furiosos a la máquina: comenzamos a trabajar en un proyecto y exigimos los millones de euros que nos merecemos en dos meses; iniciamos una relación de pareja y le exigimos a ella que sea lo que nosotros jamás fuimos a las seis semanas de retozar juntos; nos ponemos a dieta o intentamos dejar de fumar, o salir a correr, y abandonamos tras cinco días porque ‘no tenemos fuerza de voluntad’.

Pues tengámosla, demonios.

La fuerza de voluntad no se ‘tiene’: se entrena. Exactamente de la misma manera por la que decidimos una mañana perezosa entrenarnos a ‘no’ tenerla: a base de p**a repetición, día sí, día también, llueva, nieve o echen cualquier memez por la tele.

Todos en este mundo nacemos igual de desnudos, igual de dependientes, igual de incapaces; con un cerebro virtualmente idéntico que puede aprender a hablar coreano, jugar al tenis, diseñar un satélite, crear valor para millones de personas o decidir exterminarlos. Todo depende de lo que decidamos hacer con ese cerebro a lo largo de eso que siempre creemos que nos sobra, hasta que nos falta, que es ‘tiempo’.

:::::::::::::

Los milagros, existen, qué duda cabe. El problema entonces no es que no se produzcan, sino en la absurda expectativa que tenemos de que se produzcan cuando nosotros queremos -- de inmediato:

No hay golpe único, no hay lata de Coca-Cola esperando a que se pueda comprar rápidamente.

Pequeños riachuelos, insignificantes, aparentemente inofensivos, a lo largo de los siglos crean cañones descomunales. 

Empieza hoy, ahora, con lo que sea que más deseas en este mundo y más pereza te da.

Hoy. Ahora. 

No hay ‘es que’ son vacaciones, tengo dolor de cabeza, a la perra en celo o la paella al fuego. Eso es para los que no 'tienen' fuerza de voluntad.

Y continúa mañana.

Y al día siguiente.

Dos horas al día, solo dos horas, suponen más de 700 horas dedicadas a un proyecto en un solo año: cerca de 18 semanas, más de un tercio del año neto de trabajo, a tiempo completo, dedicado a tu proyecto, tu misión, tus metas. 

Dedicado a Tu Vida.

A ese ritmo serás, sencillamente, imbatible -- te propongas lo que te propongas.

No tenemos derechos adquiridos en nuestra vida. 

Tenemos solo los que nos ganamos.

::::::::::

¿Más sobre cómo salir de La Caja y #RomperConTuZonaDeConfort? Descárgate las primeras páginas, aquí.