sábado, 4 de abril de 2009

Trueque (Respondiendo a la Crisis VI)

Más ideas creativas.

Una buena amiga, quien dirige una empresa de formación y a la que debe hacer crecer sin (repito 'sin') presupuesto, llega a un acuerdo interesante: llega a sus manos los CVs de dos tipos excepcionales que la situación laboral actual ha dejado en la calle. Tienen talento, experiencia, ganas, motivación... y quieren un trabajo.

Ella quiere lo que ellos ofrecen... pero no tiene dinero con el que pagarles. Solución: les da un curso de formación específico de habilidades gratis total y, a cambio, ellos le ayudan con el marketing y el área comercial hasta que encuentren trabajo. Si venden, todos ganan dinero. Y, si lo hacen bien, quién sabe, a lo mejor acabarán siendo los directivos de una nueva empresa...

... como si fuera la primera vez que una ¿casualidad? genera un éxito inesperado o no planificado.

¿En qué se basa este acuerdo? ¿Como saben que el otro no les dejará tirados? Respuesta: pacto de caballeros, sin papeles, sin firmas. Basado en tres cosas cuya ausencia es la causa de todo este desmán en la economía mundial: compromiso, confianza y ética.

El trueque ya se inventó unos milenios antes de que se acuñara la primera moneda. He aquí un ejemplo de cooperación en mitad de la tormenta.