lunes, 23 de febrero de 2015

Con Spotcap, en Madrid

El jueves pasado estuvimos en Madrid en un evento organizado por Spotcap (una plataforma de créditos online para PYMEs y autónomos), hablando de maneras de resolver el, posiblemente, mayor problema de los que están arrancando:

La falta de liquidez.

Tras hablar de los mecanismos cerebrales -y vitales- que llevan a un tipo a emprender, hablamos a los cerca de 35 participantes sobre las fases de los proyectos (en qué momento continuar, y cuándo abandonar continuar más fuerte :)) para, posteriormente, aportar 16+2 maneras de financiar -creativamente- las operaciones emprendedoras sin vender hasta la camisa a un banco en lentas esperas, monstruos burocráticos o batallar con instituciones que no apoyan a la emprendeduría con la agilidad que debieran (tres de los ejes en los que Spotcap se busca diferenciar).

Aquí dejamos algunas de las cosas que contamos:







A lo largo de la presentación, estuvimos viendo algunos de los problemas más habituales a los que se enfrenta quien aún está arrancando, como 1) falta de imagen de marca; 2) inmadurez del mercado, o 3) desconocimiento del producto -- por no hablar de los alrededor de 300€ que cuesta al mes quien decide irse por su cuenta en España.

Según el informe de emprendimiento global de Oracle, España ocupa el puesto 24 de un total de 33 evaluados (en función de algunos criterios-país, como la cultura, ayudas al pequeño empresario, o la tasa de recuperación en caso de fracaso). Sabiendo que cerca del 65% del PIB y el 80% de los puestos de trabajo son generados por PYMEs, uno acabaría por concluir que quien emprende en España no es un emprendedor... más bien es un héroe.


(Foto del blog de Spotcap, aquí)

Finalmente, propusimos como conclusiones que:
  • Es irrelevante que sea por devoción u obligación... saber emprender es crucial hoy día.
  • Es necesario reformular preguntas para obtener soluciones diferentes: ya no es 'cómo conseguir un préstamo', sino 'cómo financiar las operaciones'... sin pasar por un banco.
  • La competición es feroz: es fundamental tener la agilidad de continuar operando, sin los lastres burocráticos en la toma de decisiones de las grandes organizaciones.
  • La importancia de crear redes co-laborativas: emprendedores para emprendedores.
  • Y, finalmente, que el dinero (o baja liquidez) no debe ser nunca un pretexto para no continuar con nuestra iniciativa, sobre todo si tenemos una sana facturación y unos plazos de pago-cobro (capital circulante) desajustados. Si las herramientas no funcionan, cambiemos las herramientas -- no los objetivos de éxito.