miércoles, 4 de septiembre de 2013

(Im)posibilidades

Una cosa es que algo 'sea' imposible, y otra que lo 'validemos' como imposible.

- ‘El hombre no puede volar porque no tiene alas’. Esto es una aseveración, una afirmación. Una respuesta. Con punto final.

Pero si se plantea una pregunta (‘¿cómo podríamos trasladarnos por el aire ‘aunque’ no tengamos alas (pero sí un cerebro)?' Así es como los hermanos Wright se convirtieron en pioneros de la avia...ción en 1903 y las familias Strelzyk y Wetzel fabricaron un globo aerostático casero en 1979 para escapar de la entonces Alemania Oriental dominada por la URSS.

- ‘El hombre no puede correr 100 metros en menos de diez segundos’. Y así fue hasta 1968, con el record del estadounidense Jim Hines. Hoy, el nuevo límite está en casi medio segundo menos. ¿Sobrehumano?

- ‘Un ciego no puede leer’, todo un dogma que, si cuestionado, nos llevaría a ser ridiculizados hace casi dos siglos. Y, sin embargo, en 1825 Braille idea un método de puntos que, de paso, se convierte en el embrión de un código binario – precursor del software con el que está usted leyendo esto en su pantalla. Su invento posibilita que hoy, millones de invidentes puedan ser escolarizados plenamente.

Piénselo bien: en su vida ha conseguido todo lo que se juró a sí mismo alcanzar, cayera lo que cayera, durara el tiempo que durara. Y, si aún no lo tiene, es que seguramente esté en un tránsito de determinación yendo a por ello.

No hay secretos, no hay trucos:

Si el objetivo es claro, definido; si hace |todo| lo que pueda y sepa y quiera (aprender) [y esto, simplemente, no tiene techo], entonces el Universo tiende a ser generoso.

Algunos al final del día dirán de él ‘qué suerte tiene, viniendo de donde viene y mira dónde ha llegado’.

Pero solo él sabrá acerca de las noches sin dormir, las lágrimas derramadas, los incontables momentos a punto de arrojar la toalla al ring para acabar con la agonía, la rabia con la que tuvo que volver a levantarse cuando los demás le señalaban con el dedo riéndose de su caída.

El tiempo pone a cada uno en su lugar.

Y ellos ya no se ríen.
__________