lunes, 7 de octubre de 2013

La falacia de la felicidad.

Perseguir la 'felicidad' es como perseguir al unicornio hasta su guarida.

Ni hay unicornio, ni hay guarida.

Ni hay 'felicidad'.

'La' felicidad es un invento del marketing moderno para vendernos sus doradas mercancías hechas en la mugre de un sótano en un país que ni sabemos donde queda.

_________

La felicidad (o, mejor dicho, el bien-estar), no se compra -- se pare.

Y se pare en la soledad que, al final, torna a ambos, quien genera y el generado, en héroes de esta pequeña historieta (o gran epopeya) llamada 'Vida'.

Tu bien-estar no es un hito, una meta, un y-se-casaron-felices-y-comieron-perdices de disneylandias y casitas de chocolate.

Tu bien-estar es el proceso de decisión, determinación, de vivir tu vida en tus condiciones.

_________

Llorarás. Y sí: será bien-estar. Porque lo que posees ocupa menos de lo grande que cada día eliges llegar a ser.

Explotarás en frustración -- y será bien-estar también. Porque no querrás que te regalen el precio de ese Propósito, esa Misión en Vida que te has auto-encomendado, impuesto. (A fin de cuentas, nadie puede hacer mejor tu Labor de ser tu Yo más alucinante que este mundo verá jamás).

Y los días de sol radiante, cuando la fortaleza haya finalmente caído y tus heridas solo sean bellas cicatrices, elevarás tu copa al cielo y gritarás a dioses y demonios:

'Esto soy. Esto he venido a hacer.'

'Y os he ganado'.