miércoles, 12 de febrero de 2014

Letargo


El momento en el que nos acomodamos en nuestros logros es el momento en el que nos comenzamos a morir en vida.

Mientras hay vida, hay oportunidad de hollar la siguiente cumbre, de prestar mayor servicio a más personas, de volver a destrozar otro límite que nos dijeron era insuperable.

De joder a aquella alimaña que cada noche al oído nos susurra sensual: 'sé uno más, amor'.

Descansa, celebra, disfruta las vistas en la cima de tu conquista.

Pero tómala como vitualla para la siguiente.

Sucumbe a tu propósito en este planeta:

Sé innegociablemente imparable.

______
Síguenos en Facebook, aquí