martes, 5 de mayo de 2015

Mil elecciones... menos una

En tu libro #TuMenteEsExtraordinaria dices que en la época en que vivimos tenemos opciones infinitas y muchas más posibilidades, pero que nos paralizamos. ¿Cómo podemos movernos de nuevo y encontrar una posibilidad o camino que sea favorable a lo que pretendemos lograr?

Elijamos lo que elijamos hoy, antes o después en unos años nos preguntaremos si no hubiera sido mejor haber elegido una de las otras opciones. Nuestras circunstancias, la vida externa, es permanente duda, por lo que el cerebro –nuestra vida interna- se bloquea (ansiedad) tanto si tiene demasiadas decisiones como si tiene demasiado pocas (frustración). 

La única manera de saber si una posibilidad elegida es favorable es actuando acorde a un escenario óptimo pre-visualizado por nuestro córtex prefrontal (la zona del cerebro responsable de anticipar consecuencias a determinadas actuaciones sin tener físicamente que llevarlas a cabo; en otras palabras, nuestra imaginación). 

Así, una de las tácticas pasa por 1) identificar nuestros valores personales más profundos y elegir nuestra misión en esta vida, en lugar de continuar satisfaciendo solo los de los demás; 2) planificar las grandes metas para nuestra vida, coherentes con esos valores; 3) desde ahí, comenzar a trabajar hacia atrás (definiendo entonces nuestros objetivos a un año, a un mes, a una semana, a un día - cada día). Si esas metas son coherentes con nuestros valores, tendremos la más potente motivación (es decir, ‘motivo-para-la-acción’), el combustible esencial para actuar, aun cuando las cosas se tuerzan por el camino (lo harán antes o después). 

Ninguna mente sana busca actuar para boicotearse el placer de experimentar un gran logro.

[Del libro #TuMenteEsExtraordinaria ¿Ver el trailer? Aquí]