jueves, 28 de febrero de 2008

El ¿‘secreto’? de toda empresa exitosa

Según las estadísticas (ignorando, con permiso, lo de las ‘damn lies’, Wilde dixit), el 25% de las empresas de nueva creación que sobreviven al primer año (crear empresas está chupado; lo divertido es hacer que funcionen) comienza a prosperar tras cuatro años de actividad… entendiendo por ‘prosperar’ el comenzar a hacer dinero...

... mucho dinero.

En EEUU definen al trabajo por cuenta ajena como el ’40x40x40’ (40 horas a la semana durante 40 semanas al año –pocas me parecen – durante 40 años).

Alternativa:
  • Ordena tus finanzas y apriétate el cinturón. (No, no necesitas ese navegador hi-tech para el coche con mapas actualizados de La República de Trakitistan). ((N.B.: no la busques en Wikipedia, aún no existe)).
  • Consigue una idea de moderadamente interesante a buena (si acaso vender gominolas y ositos de gelatina te parece una memez, pregúntale a los hermanos Hans y Paul Riegel que, desde Haribo, en Alemania, venden $2kM anualmente en gominolas). ((N.B.2: Desconozco cuán contento está el gremio de dentistas por allá)).
  • Preséntala de una manera impecable a tus primeros clientes. Gánatelos.
  • Asóciate con un par de personas para conformar un equipo que se complemente (ingeniero-ventas-contable; conceptual-práctico-organizador; asertivo-social-ejecutivo… llámalos como quieras, pero que funcione).
  • Ama tu idea más que a ti mismo, pero ama a tus clientes hasta el punto de querer solventarles un problema – aunque no les conozcas (todavía) de nada.
  • Financiate barato: lo mejor, los FFF: family, friends and fools (familia, amigos y esos locos que creerán en ti, como los chalados -¿seguro?- que invirtieron un día en vender gominolas).
  • Olvídate del equilibrio vida personal-laboral durante un año.
  • Sobrevive ese primer año.
  • Trabájatelo duro tres más. Tienes 25% posibilidades de ganar (las posibilidades de que te toque la loto son del 0,0000071% - y cada vez que la juegas tienes esas mismas opciones).
  • Sé ese 25%.
  • Dos opciones. Una: quédate con la empresa: innova, diversifica, crece. Dos: véndela.
  • Finalmente, al gusto: comparte lo que has aprendido - para que otros crezcan también.

Otro día sigo:

Ahora tengo que ir a comprar gominolas.