viernes, 1 de junio de 2012

::Tu Coach:: Comenzar a Emprender

Nos escribe Y., quien ha decidido 'despedir a su jefe' y emprender:

"... En estos momentos necesito aire fresco que me ayude a reencuadrar. Sé que cada una de las acciones que he realizado con el objetivo de buscar independencia económica están realizadas desde la intuición y no desde impulsos, así que la angustia que siento es algo natural. Mi cabeza no para de dar vueltas, pero esta vez todo es negativo...y necesito lo antes posible, volver "al modo positivo", así que por favor necesito que me contestes a estas preguntas:

Gregory...¿y si no lo logro? ¿Y si no logro mi tan ansiada independencia? ¿Y si me he precipitado? ...¿Y si no?... "

=======================

Hola Y.,

Quisiera compartir algunas reflexiones - toma las que te puedan aportar valor, descarta las que no, como siempre.

Vértigo es el precio de tener la libertad de elegir.

La independencia no es solo una definición financiera, sino una actitud, disposición vital. A veces, sobre todo al principio (y salpimentado por el camino) se da esa especie de 'horror vacui', miedo al vacío: tantos años con el tiempo ocupado por demandas externas (reuniones, luchas de poder, nimiedades del ego, fuegos que extinguir) que, cuando lo tenemos de nuevo en nuestras manos, a veces nos preguntamos 'y ahora qué hago con esto?'

En efecto, cuando se vacía un recipiente (de nuestro tiempo), cabe espacio para llenarlo con nuevas acciones, nuevos contactos, nuevas relaciones, nuevos proyectos, propuestas, recursos, conocimientos, experiencias, etc. etc. etc. Tú decides qué.

Hay, al menos, dos formas de enfocarlo.

Una, sentir el vértigo.

Dos, sentir el vértigo y hacer algo.

Moverse es lo que toca: es período de arar, sembrar, esparcir semillas de proyectos, propuestas, alternativas. Después, regar, renovar contactos, insistir, modificar, adaptar. Finalmente, recoger, recolectar, disfrutar el fruto. Para llegar a la cima desconocida podemos esperar a que nos den el mapa... o comenzar a explorar. Abres vías de acceso con la planificación que te permita lo poco o mucho que veas por delante en el tiempo, el terreno, las circunstancias, el equipo que camina contigo.

A veces se inmiscuye el ego. Lo que creo que soy vs. lo que debería ser o me merezco. Un ejemplo: ¿qué es lo peor, peor, peor, peor, que le puede pasar a un individuo al que no le salen clientes, que no factura, al que no le pagan, pero que debe seguir afrontando sus costes mensuales? Exacto: que tenga que volver a trabajar, en lo que sea, el período que sea. La diferencia es que esta opción ya no es un fin: es un medio, un estadio intermedio, una meseta, una pausa temporal, un refugio para la noche mientras nieva, pues su meta no está en esa explanada. Sigue estando ahí arriba.

'¿Y si no funciona?' es una opción... para el que la considere como tal. 'Cómo voy a seguir avanzando, avanzando, avanzando' es una actitud de atención permanente. Si fracasar no es una opción, entonces... no es una opción. Dificultades las va a haber, seguro, 100%. La cuestión es qué haces con ello: esperar a que te hunda del todo (que no es una opción) o tener la certeza absoluta de que sabrás, encontrarás, construirás las respuestas por el camino. Cuando halles el río, construirás el puente. Sí: tiene un componente de fe. En uno y en 'algo'.

La Vida a veces es como un gran juego de mesa. Sobre el tapete, un croupier reparte las cartas. En cada mano jugamos con las cartas que nos han tocado. A veces ganamos, y a veces... optimizamos la jugada. Mientras, podemos pedir nuevas cartas, esperar un golpe de fortuna, o nos enredamos en buscar que otros jugadores pierdan en lugar de que cada uno ganemos en nuestro juego individual. Cada uno juega como cree que se debe, puede jugar.

Dicho todo esto, la independencia económica es una ecuación sencilla: reduce costes, sube ingresos pasivos. Para lo primero, reduce los fijos, haz variables los que se puedan, decide entre lo que quieres y lo que necesitas. Para lo segundo, ábrete. ¿El objetivo es (empresa)?; el objetivo es vivir de (empresa)?; ¿(empresa) es fin o medio?; ¿(empresa) es una de varias, la única, la primera, alternativa para tus ingresos? ¿Tiene que ser en (lugar), puede ser online, quiénes pueden ser tus primeros clientes? ¿Cuál es el valor que aporta, qué solución satisface? ¿Cómo se puede viralizar en las redes? ¿Puedes generar dinero de una manera y trabajar haciendo otra cosa, por placer, aunque no dé dinero?

Acción, Y.

La angustia es natural. Quémala con la acción y cuidando tus mejores activos: tu cuerpo, tu mente. Entrénalos.

Ya eres independiente en cuanto decides serlo. Es momento de preservar esa libertad en el tiempo.