viernes, 26 de abril de 2013

La ocasión

No comiences a prepararte únicamente en cuanto veas *la* Gran Oportunidad -- será demasiado tarde.

Las grandes oportunidades no 'aparecen', sino que las 'ves'.

Pero para poder verlas, el proceso que has de seguir es exactamente el inverso:

Comienza a prepararte 'aunque' no veas la Gran Oportunidad.

De este modo, no esperas a nada ni a nadie a que te la presente:

... Pues te la creas tú mismo.

Y como es tuya, tú la reclamas.

Otros, quizás, quieran seguir esperando a que 'les den' su oportunidad.

Mientras tanto -- tú habrás agarrado ya la tuya.

_______
 
Sé el primero para saber lo último haciendo 'me gusta' en Facebook, aquí.