lunes, 14 de marzo de 2011

Cuarteles de Invierno

En ocasiones, la situación de un individuo es la de lucha. Hablar de coaching, hablar de conseguir los resultados de uno, estar motivado para avanzar, progresar, trascender los obstáculos o las miserias de una persona es bonito, agradable, inspirador.

Un coach que conozco suele negar la palabra 'lucha'. Desde mi punto de vista, negar el sentimiento o la emoción de una persona es como intentar ponerle una tapadera a un cazo hirviendo para convertirlo en una olla a presión con el fuego al máximo: explota.

Sí, quizás, 'lucha' es lo que mejor define lo que bloquea a una persona en ocasiones. 'Fluya', pues, sería la consigna más apropiada. Impecable desde un punto de vista teórico-conceptual, qué duda cabe - pero poco práctico para una persona que necesita algo más.

A veces lo necesario es emplear la clásica estrategia militar de la retirada - al cuartel de invierno. Devuélvanse a casa las tropas durante los duros meses de frío, den de comer a los caballos, nutran a su ejército, denle abrigo, protéjanlo.

Vivimos en una sociedad donde la 'retirada a tiempo' se confunde con 'cobardía'. Escoger las batallas de uno es uno de los aprendizajes de la vida que posiblemente más revele sabiduría: hasta qué punto merece 'sufrir' por una determinada situación u obstáculo. Creo recordar que fue Bob Marley quien cantaba que 'todos en esta vida nos harán sufrir – tan solo consiste en escoger quién lo merece'.

No, retirarse no es huir. En ocasiones, es lo más saludable para todo, para todos. Quizás el Universo (la Vida, las circunstancias) nos ponen en situación de dejarnos llevar temporalmente – aunque sea una riada. Como decía un buen amigo, recién divorciado, quien lo pasaba francamente mal: 'estoy satisfecho, simplemente, con mantenerme a flote – mientras pueda seguir respirando sobre el agua, todo está bien. Esto, también, pasará'.

No es huir. En fortalecerse. Recomponer las tropas. Preparar el siguiente asedio al fortín de nuestra limitación, de nuestro obstáculo.

Es invierno ahora para muchos.

Pero este invierno, también, pasará.

Prepárense pues – háganse fuertes.