jueves, 1 de agosto de 2013

Fortuna

La fortuna no es gemela de la felicidad: lo que fue un regalo, encerró un bocado envenenado; lo que fue un duro golpe ocultaba en sí el germen de tu triunfo.

Para que algo nuevo nazca, algo antes debe dejarse marchar: ambos no pueden coexistir en el mismo espacio.

Apelar a nuevas cotas supone dejar para el recuerdo las pasadas conquistas.

Fueron maravillosas, sí.

Pero fueron.

Trama para crear tus nuevas cumbres.
________