jueves, 17 de enero de 2013

¿Cuál es tu Arte?

Todo el mundo quiere ser especialista, maestro, guía de algo -- sin recorrer el camino reservado a los verdaderos artistas, guerreros, pioneros.

La paradoja es esta: es necesario *seguir*, imitar, copiar, el máximo posible de los verdaderos Maestros de esa disciplina sobre la que has posado tus ojos y tu alma.

Aprendes lo máximo posible de lo mejor que hay ahí afuera; asciendes en los caballos que han domado otros, vuelas empleando las alas que otros tejieron.

Sin embargo, a pesar de tu magistral aprendizaje – nunca será tu Arte. Será la copia, el sucedáneo, el licor diluido del arte de otro que trabajó mientras los demás holgazaneaban, ayunó cuando los demás se cebaban, vivió con lo estricto mientras los demás quemaban su fortuna.

Es por tanto vital trascender esa fase de aprendizaje, de crecimiento, de absorción de esos grandes Pioneros y dar el Gran Paso:

El de tu Emancipación.

Es ese el momento en el que ya no sigues a nadie -- porque caminas adelante. Un caminar que, sí amigo, has de realizar solo.

Es ese el instante en el que, cuando te quieres dar cuenta, ya estás planeando por el aire sin una nodriza que te remolque y te amamante – sintiendo ahí arriba el infinito silencio de la brisa que te distrae del vértigo de una altura que jamás nadie alcanzó.

-----

No hay camino rápido. No hay atajos. Quizás tahures que te intercambiarán su arte de fogueo por unas pocas monedas – una niebla que disipará ante tus ojos en cuanto amanezcas de tu impaciencia.

Cuando sea el momento, cuando halles tu Maestría, cuando hayas domado tu Impaciencia, llegado a un entendimiento con tu Duda, despedido con agradecimiento a quienes te guiaron – ese será el Momento escogido.

En ese día --

Declararás tu Independencia.