viernes, 18 de enero de 2013

Tu Equipo de Élite

Ascender, hollar la cumbre, solo lo puede hacer una persona -- si tiene a un equipo excepcional con el que comparte una Visión obsesionada en lograr lo que nadie más ha hecho.

(Menos que 'obsesivo' lleva a la mediocridad, al medio-pelo, a remar el barco mientras sigue amarrado al muelle, para escarnio de los críticos de salón).

Si tu equipo siempre te dice 'sí' -- es que no les estás empujando lo suficientemente fuerte más allá de su rutina de sofá y mantita y, por consiguiente, ellos a ti tampoco te sacarán de aquello que sí, hoy, te funciona -- pero que antes o después te va a tocar reconfigurar.

Es la comodidad tácita de un no-molestarse-mutuamente de la que están preñadas tantas empresas.

Asegúrate pues de que tu gente te critique, te deje claro donde, por qué, cómo, puede irse abajo tu proyecto: mejor ellos que tus clientes, las personas que confiarán mañana en tu deslumbrante saber-hacer.

Precisamente porque aprecias, estimas a tu equipo: incomódalo con tu labor, tu exigencia, tu excelencia. Traslada el mensaje nítido de que el compromiso de llegar es al 110% -- o es la puerta; cierra cuando salgas.

Tienes un Equipo -- no una procesión de timoratos.

Tienes un Objetivo -- no una rutina en la que fichar horas.

Y eso sí, cuando ese logro se haya alcanzado -- comparte tu éxito, sin miramientos ni ruindades, con el equipo que te aupó.

Viola este principio y tu equipo seguirá siendo, sí, tu mayor crítico.

Pero a tu espalda.