sábado, 9 de marzo de 2013

Adaptación

Hace unos años, un grupo de científicos diseñó un experimento para explicar la capacidad de adaptación de los seres vivos a los cambios en el entorno.

Para la investigación se capturaron a dos pequeños pájaros de la misma especie y parecidas características.

Al primero se le introdujo en una urna con un mecanismo de vacío accionado por varios émbolos que permitía extraer poco a poco el aire del interior a lo largo de un período determinado de tiempo.

Según pasaban los días y el oxígeno iba reduciéndose paulatinamente en el interior de la urna, el pájaro, en su lucha por continuar vivo, fue habituándose a necesitar cada vez menos cantidad de aire.

Pasadas varias semanas, aun cuando seguía decreciendo ese aire respirable en su jaula de cristal, el animal continuaba adaptándose, reduciendo su actividad física a un absoluto mínimo.

Tras documentar el proceso de adaptación del ave, los científicos lo liberaron y el pájaro recuperó su vitalidad normal transcurridas apenas unas horas.

Para la última parte del experimento se tomó al segundo pájaro y se le confinó desde el principio dentro de la misma urna que al primero y con la misma cantidad de aire que restaba en el momento en el que se liberó a este: un aire enrarecido, escaso. Nocivo.

Apenas unos minutos después de ser introducido en la urna -- el pájaro murió.

-----------

Un ser humano es capaz de habituarse prácticamente a cualquier entorno, a cualquier circunstancia, a cualquier vida por debajo de sus aspiraciones, por subóptima que sea – sobre todo cuando ésta va degradándose poco a poco sin apenas notarlo.

Estamos programados para adaptarnos a 'lo que nos echen', si así lo decidimos.

No lo llamemos 'flexibilidad' -- si lo que es es conformismo.

El problema surge cuando continuamos tragando circunstancias cada vez peores aunque impliquen un riesgo para la salud física o emocional: un trabajo sin rumbo ni futuro, una relación sentimental corrosiva, un proyecto inane.

___

El contraste que experimenta una persona libre ante las circunstancias de un individuo del tipo 'aquí-aguantando-el-tirón' es dramático: al igual que el segundo pájaro del experimento, las personas sólo pueden Vivir (florecer, prosperar) dentro de un hábitat donde disponen de la libertad de tomar sus propias decisiones. De decidir su vida.

En sus términos.

Podemos acomodarnos indefinidamente para satisfacer los requerimientos de un jefe, una pareja, una situación, cuyas repercusiones no contribuirán a hacernos más felices.

Sí, cierto: los humanos aguantamos mucho.

Esas situaciones conforman la Zona de Confort -- la perfecta jaula de oro.

O barro.

Pero la aventura, sin embargo --

Aguarda por fuera.