viernes, 1 de marzo de 2013

No regales tu arte

Cuenta la historia que un fan se acercó a Picasso y le pidió que le dibujara algo en una servilleta. El genio, amablemente, sacó un bolígrafo y trazó un boceto en apenas medio minuto. Una vez acabado, se lo entregó al tipo y le dijo: 'aquí lo tiene. Un millón de dólares, por favor'.
 
El tipo, aturdido, le replicó: '¡Pero si solo le ha llevado treinta segundos dibujarlo!'.
 
'Cierto', dijo Picasso. 'Pero me ha llevado cincuenta años aprender a dibujar este boceto en treinta segundos'.
 
::::::::::::::::
 
Es desafortunado, pero frecuente:
 
El Arte de un individuo, sea aprendiz, sea maestro, es minusvalorado.
__________
 
Ciertos artistas deben lidiar con un pequeño problema de percepción de algunos de sus seguidores/clientes y es que el producto de aquellos, si es 'físicamente tangible, pequeño o manejable', automáticamente se asume por estos últimos que debe 'valer' poco.
 
El músico que compone una canción de apenas un par de minutos, el fotógrafo que, por fin, consigue publicar sus primeras fotos, el autor que presenta su primer libro, el pintor que expone su colección, el diseñador de páginas web o de vestidos de noche, el cocinero-alquimista, o el artesano que trabaja con damasquinados, son individuos, artistas, que invierten cientos, si no miles de horas, días y noches en vela, en labrar hasta la perfección cada una de sus obras.
 
Obras que, para el gran profano que solo se deja seducir por un Gran Nombre, son carentes de valor – sucedáneos, bisutería de imitación, una copia más escupida por la megaindustria del rasero único.
____________
 
Una banda sonora, una instantánea en blanco y negro, un libro autoeditado, un retrato al óleo, una página online, un 'palabra de honor' con las mejores sedas, un plato que fusiona culturas ancestrales, una vajilla de gala... Todas estas pequeñas obras de arte no tienen solo un valor.
 
Tienen también un precio.
 
Hay un tipo de personas que conocen de primera mano a estos artistas (aunque estén aún en ciernes) y que, a menudo por descuido y, casi siempre por falta de tacto (o, directamente, morro), se acercan a estos artistas como el pueril seguidor de Picasso:
 
'¿Oye, me regalas uno de tus (CDs, retratos, libros, cuadros, diseños...)?' seguidos del infame 'total, no te cuesta nada'.
 
'Sí: sí me ha costado', piensa el creador. 'Mucho, de hecho.' Y deja al artista en una situación punzante:
 
O entrega sus cientos de horas a cambio de la más absoluta nada, o se expone a convertirse en un 'malqueda' con un tipo que ha tenido la caradura de ponerle en un brete.
_____________
 
Tu obra, cualquiera sea tu labor diaria, es un Arte, es valioso. No albergues un gramo de duda.
 
'Pero es que Picasso era Picasso', me replicarán ustedes.
 
Cierto. Ahora bien, él mismo describió cómo dedicó con obsesión su vida desde niño a convertirse en... Picasso.
___________
 
Nadie nace siendo un genio.
 
Y sin embargo, todos nacemos con Talentos que, o tallamos con el cincel de la constancia más brutal, o enterramos bajo la Lápida de la Conformidad con un entorno adocenado, vulgar, desapercibido. Invisible.
 
Ser un genio, hoy, no es ya una elección.
 
Es 'la' elección.