lunes, 23 de junio de 2014

#3: 10 Preguntas sobre la Zona de Confort :: [Entrevista para 'Objetivo Bienestar']

#3 -- ¿Por qué nos cuesta tanto auto-motivarnos o atrevernos al cambio? 

Por un lado, no estamos tan habituados a determinar qué es lo que nos motiva que genuinamente 'nace' de dentro de nosotros: frecuentemente, nos movemos por impulsos externos de lo que '(creemos que) necesitamos' más que de lo que 'queremos', por ejemplo dinero, poder, parejas sexuales, status, apariencia de éxito… Este segundo tipo de motivación funciona muy bien, pero muy a corto plazo, dejando un vacío una vez se consigue.

La automotivación, por su parte, es prácticamente imbatible: quien tiene claro qué hace, y para qué, antes o después dudará, pero raramente abandonará. Pero decidir esto requiere una introspección que es imposible si estamos continuamente distraídos con lo superfluo.

Por otro lado, el cerebro pesa aproximadamente un 2% de nuestra masa corporal, pero consume por sí mismo el 20% de las calorías que ingerimos, lo cual es muchísimo. Pero la Naturaleza es extremadamente eficiente: no invierte una sola onza de energía más de la necesaria, sea para mover la Falla de San Andrés, o sea para pensar con este cerebro nuestro. Por eso, de partida, nos exige el máximo de eficiencia en el uso de la energía que consume, lo cual hace que todos los humanos, de partida y sin excepción, seamos 'perezosos'. Ahora bien, ser 'vago', no obstante, es una elección diaria.

Finalmente, está el temor a lo desconocido: el lóbulo prefrontal del cerebro, la última adquisición evolutiva del ser humano, tiene dos funciones primordiales: 1) anticipar incontables futuros posibles (no nos hace falta sorber un limón para experimentar la sensación ni nos hace falta saltar por la ventana para saber que no es buena idea); y 2) preocuparnos por todo lo malo que 'puede' pasar en esos escenarios. Recordemos: el objetivo último de todo cerebro es ver la luz del sol de nuevo al día siguiente… ni más ni menos.

Por eso, cualquier cosa que podamos interpretar que cuestiona ese objetivo y que implique un riesgo (cambiar de trabajo, ir a vivir a otro país, casarnos o divorciarnos, emprender…) lo magnificamos hasta el extremo de creer que pone en peligro nuestra supervivencia. Y, antes que eso, preferimos abandonar que siquiera intentarlo.

#RompeLaZona

::::::::::

¿Ideas para salir de La Caja, Romper la Zona de Confort y llevar tu vida en tus términos? descárgate las primeras páginas aquí. [Top en España, México, EEUU].