lunes, 16 de marzo de 2009

Compartir Trabajo (Respondiendo a la Crisis III)

El Gobierno resuelve (es una forma de hablar) la famosa crisis financiando a los mismos bancos que la han creado. A ver, que lo entienda: ¿estamos nosotros (¡nuestros impuestos!) re-financiando a los mismos bancos que ahora nos deniegan créditos, hipotecas, préstamos, factorizaciones, etc. y que han crecido tan inmensamente merced a las comisiones que hemos pagado religiosamente en los últimos años?

Increíble.

Y, encima, se sigue destruyendo empleo. Para algunos empresarios, puede ser la excusa perfecta para hacer limpia, sin duda. Pero para otros, despedir es un severo problema en todos los sentidos: profesional, financiero, personal, laboral.

Estoy viendo en varios países de la Europa más europea (disculpas por el cinismo) que han comenzado a aplicar medidas aparentemente más constructivas. En la industria automovilística, por ejemplo, se han reducido las jornadas de trabajo de 40 horas a 32 horas semanales (para reducir producción). A cambio, el Gobierno 'paga' ese 20% de salario semanal no productivo. De manera temporal, claro. Mientras dure dura (la crisis). Por de pronto, se reducen así los despidos: se sigue dando de comer a miles de familias (y ergo, pueden seguir consumiendo para no paralizar del todo la Economía - es cuestión de confianza en el mercado).

Tiempo compartido, que lo llamaban en la Facultad: en lugar de contratar una persona a tiempo completo, con salario fijo e indefinido (que, con la normativa laboral que tenemos, le da miedito hasta al empresario más temerario), se pueden contratar dos personas, a tiempo parcial, y como freelance.

No seamos puristas ni reivindicativos, que con huelgas y protestas no hacemos mucho. A veces es necesario ser flexibles y creativos. Quien sabe si uno descubre una nueva vocación como agente libre.