lunes, 30 de marzo de 2009

Spin-offs: escisión de unidades y servicios (Respondiendo a la Crisis V)

Compruebo que un ex-cliente en centroeuropa, líder mundial en una industria directamente relacionada con la construcción (y contratista en exclusiva en los JJOO de Pekín), ha tenido que partir la producción al 50%. Constructivos estos tipos: 'o despedimos a la mitad de la plantilla o mandamos a casa a la mitad de los operarios semana sí y semana no.' El Comité de Empresa ni se lo ha pensado. Más barato y efectivo que la huelga, el conflicto social, el enfrentamiento. Mejor que todas las familias sigan poniendo pan en la mesa que despedir a la mitad de ellas.

Más propuestas: sacar a departamentos enteros de la estructura de la empresa (spin off), para hacer lo mismo que venían haciendo y con un contrato garantizado durante, p. ej., tres años.

Ejemplo: departamento de administración en empresa de tamaño medio. La dirección decide que hay que reducir costes. Opción 1: despedir. Caro de narices. Conflicto garantizado. Opción 2: externalizar el departamento entero y sus servicios con un contrato que les garantice las habichuelas por parte de su ahora-antiguo-empleador, añadiendo además formación y asesoría (gratis, surely) para ayudarles a encontrar otros clientes con los que completar sus ingresos.

Ventajas:
  1. Ahorro de coste de despido (financiero y emocional) de todas las partes.
  2. Capitalización del conocimiento y experiencia del departamento saliente.
  3. Realización del espíritu emprendedor del equipo saliente, a riesgo cero.
  4. Mantenimiento del nivel de vida de la unidad saliente.
  5. Empresa matriz (ahora cliente) tiene la certeza de que el servicio será de mejor nivel de calidad que el de una empresa subcontratada pura, 'extraña' al negocio.

Otra opción es, en efecto, una reforma laboral, está claro.

Como si fuera la piedra filosofal.

Andamos todavía buscándola... y, mientras, el tiempo pasa...