viernes, 26 de noviembre de 2010

Inspiración

Era una madrugada fría y, la verdad, no tenía yo muchas ganas de viajar. Bueno, lo admito: me debí dejar el saco de endorfinas en la despensa porque no andaba yo del mejor de los humores.

En el taxi, el conductor, colombiano, tenía música Salsa con el volumen bajo... y le pregunté acerca de la música (de pequeño crecí con música latina y, cuando no piso a mi partenaire, hasta podría dar el pego en una bachatita...).

Resultó que el hombre era DJ en aquel país, además de taxista, y me dio una disertación acerca de la música hispana. No fue tanto el contenido de lo que decía (que denotaba un doctorado en el tema) - eran las buenas ondas que emitía el tipo lo que me sirvió de lección en mi, hasta entonces, sustancialmente mejorable madrugada.

Llegamos a destino y, sin decir nada más, sacó el CD del reproductor del coche y... me lo regaló.

"Que tenga un buen día, señor", me dijo.

Lo tuve.

:::::::::::::::::::::::::::::::

Algo parecido a lo que siente uno cuando le llega por correo la foto que cuelgo en este post. Traduzco libremente:

Piensa Positivamente.
Haz contactos.
Haz ejercicio diariamente.
Come sano.
Trabaja duro.
Mantente fuerte.
Construye tu fe.
Preocúpate menos.
Lee más.
Sé feliz.
Hazte voluntario.
Relájate.
Ama.
Vive.

y (esta es mía)

Sonríe (aunque sea pronto de madrugada).

Gracias por la imagen - quienquiera que seas.