martes, 16 de noviembre de 2010

Mal-Coaching

Hace un tiempo conocí a un tipo que quería hacer coaching. Me preguntó qué era, para qué servía, cómo funcionaba.

Tras una buena media hora, me admitió que esta era una técnica que le venía muy bien para atraer clientes (repito: no 'atraer clientes para hacer coaching', sino 'usar (técnicas de) coaching para hacer clientes' - que no es lo mismo).

Fue cuando me di cuenta de la inmensa responsabilidad que implica conocer algunos mecanismos de la mente humana - y desvelarlos alegremente.

De veras que no pude evitar acordarme de la película 'La Guerra de las Galaxias'... - El coaching (como la mítica Fuerza de la doble trilogía, o un vulgar martillo) se puede emplear para generar más éxito para otros... o para explotarlo en beneficio (en el sentido de 'manipulación destructiva') de un coach (?) con pocos escrúpulos.

Prefiero pensar que, tras comenzar a formarse (porque nunca se termina una vez que se empieza), hallara y apreciara el valor del apoyo al otro...

Delicado asunto, ciertamente.